Enfermedad Diverticular del Colon

 

La enfermedad diverticular del colon es una condición común que afecta cerca de un 50% de las personas a los 60 años y casi a todos cercanos a los 80 años.

Solo un porcentaje pequeño de los que tienen divertículos tienen síntomas e inclusive solo algunos de ellos requerirán de cirugía.

¿QUE ES DIVERTICULOSIS / DIVERTICULITIS?

Los divertículos son saquitos que se forman en la pared del colon, usualmente a nivel del sigmoides o colon izquierdo, pero pueden abarcar todo el colon. La palabra Diverticulosis denota la presencia de estos saquitos. La palabra Diverticulitis denota inflamación o complicación de estos saquitos.

¿ CUALES SON LOS SÍNTOMAS?

El principal síntoma de la enfermedad diverticular es el dolor ( usualmente en el cuadrante inferior izquierdo del abdomen), diarrea, cólicos, alteración del hábito intestinal y ocasionalmente sangramiento rectal severo. Estos síntomas ocurren en un pequeño porcentaje de los pacientes y a veces son difíciles de distinguir del síndrome del colon irritable.

La Diverticulítis ( infección de un divertículo) puede causar uno o más de los siguientes síntomas: dolor, escalofrío, fiebre. Los síntomas más intensos puede estar asociado a complicaciones más severas como perforación, absceso o la formación de una fístula.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR?

Hay indicios que hacen pensar que una dieta prolongada baja en fibra puede incrementar la presión en el colon y formar divertículos.

¿CÓMO ES TRATADA LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR?

La diverticulosis es generalmente tratada con una dieta alta en fibra y ocasionalmente medicamentos para tratar de controlar el dolor, los cólicos y los cambios en el hábito intestinal. Incrementando la cantidad de fibra en la dieta (granos, vegetales, etc.) y algunas veces restringiendo algunas comidas, se reduce la presión dentro del colon haciendo menos probable que las complicaciones aparezcan.

La diverticulítis requiere de un manejo más intenso. Los casos con síntomas moderados pueden ser manejados sin hospitalización, pero esta debe ser una decisión que debe ser tomada por su médico. El tratamiento usualmente consiste el administrar antibióticos orales, dieta y posiblemente ablandadores de las heces. Los casos severos requieren de hospitalización con antibióticos intravenosos y restricción de la ingesta oral. La mayoría de los casos agudos puede ser resueltos con estos métodos.

La cirugía es reservada para episodios recurrentes, complicaciones o ataques severos en los que el tratamiento médico no tiene respuesta.

La cirugía consiste en la resección de la parte enferma del colon (generalmente el colon izquierdo o el sigmoides) y se vuelve unir la parte sana del colon (anastomosar) al recto. En algunos casos complicados severos no se puede unir el colon y se deja una colostomia temporal, luego en una segunda operación se restablece la continuidad. Se espera en la mayoría de los casos una recuperación completa.

Afortunadamente en la actualidad disponemos de la Cirugía por Videolaparoscopia que permite resecar el segmento de colon enfermo por medio de pequeñas incisiones, siendo la recuperación más rápida.